Closets de Madera y Melamina

El closet o armario es conocido al menos desde la época romana, tal y como aparece en las pinturas de Herculano. Aunque en un principio sólo sirviera para contener armas (la palabra armario procede del latín armarĭum, lugar donde se guardan artefactos o arma), pronto se utilizó para guardar todo tipo de objetos.

En el siglo XIX, los armarios comenzaron a convertirse a su forma moderna. Las puertas centrales se llevaron a la planta, se cubrieron los cajones y se equiparon con espejos. Luego llegaron los diversos estilos artísticos del siglo XX, los nuevos materiales, la imaginación que los diseñadores han puesto en este mueble hasta nuestros días.